jueves, junio 26, 2008

DISCIPLINA DOMÉSTICA: EL PLAN DE NALGADAS SPENCER

Nunca había hablado de esto; quizás algunos de ustedes no lo conozcan, o tal vez hayan oído hablar de él y nunca lo leyeron. El Plan de Nalgadas Spencer es la disciplina doméstica por excelencia, más allá que uno esté de acuerdo o no.
En mi opinión personal, no creo en la disciplina doméstica, es decir: no creo que cambie mi forma de ser o de pensar por recibir unas nalgadas como castigo, pero... ¡creo que puede llegar a ser muy divertido! No creo en la DD (Disciplina Doméstica) en lo personal, pero sé que hay muchos Spankers (¿qué tal tío Miguelín?) y spankees (saludos a Mayte) que sí creen y la practican. Ahora, no niego que tiene su lado "morbosillo" y que me encanta jugar, pero no como estilo de vida.


Este año hice algo que era una fantasía para mí. Mejor dicho: fueron dos fantasías en una. Este año por primera vez fui nalgueada por una mujer cumpliendo un castigo según el Plan de Nalgadas Spencer. Allí me saqué las ganas de saber qué sentiría al ser nalgueada por una mujer según me lo preguntaba en enero en el post "Reflexiones para compartir". ¿Conclusión? Fue una experiencia inolvidable, super agradable, con una Spanker de primera (¡gracias Lely!) y... totalmente disciplinaria, porque no me excitó en lo absoluto. Sí, las nalgadas fueron dolorosas y agradables, pero terminé con el sentimiento de que me había azotado una tía.
Quería invitarlos a leer "El plan de Nalgadas Spencer" y me encantaría que expresaran sus comentarios y opiniones respecto a la impresión que les causa su aplicación.
No agregaré nada más, excepto que saqué esto del Foro de Aldea Sado que a su vez lo copió del blog de María y Patricio, en siguiente dirección:
Hace algunos años concebí la idea de solucionar los malentendidos domésticos de nuestro hogar de un modo original: dando y recibiendo castigo corporal cuidadosamente regulado.
Mi idea era inaugurar un sistema de disciplina cooperativa que beneficiara sinceramente a la parte culpable y al mismo tiempo pudiera prevenir problemas realmente serios suministrando un método de ajuste definitivo, justo y efectivo. El plan tuvo un éxito maravilloso.Satisfechos por la felicidad que logramos mediante el funcionamiento de nuestro nuevo concepto, comentamos con algunos de nuestros amigos íntimos el plan y ellos, también, adoptaron el método comentándonos los mismos resultados felices.
La noticia comenzó a esparcirse y pronto, para mi gran asombro, me encontré asediada por cartas de todas partes del país preguntando detalles de lo que llamaron “El plan de nalgadas Spencer”.
Retrocedí un poco por la publicidad que todo esto naturalmente tuvo. Una cosa era hablar de nuestro arreglo con amigos íntimos y otra muy distinta discutirlo con extraños.Con recelo, pero sintiendo que quizá era mi deber, en vista de tantos pedidos de ayuda y consejo que recibí, respondí varias de las cartas y acordé enviarles la información deseada , pidiendo una pequeña cifra por mis honorarios ya que me tomó un tiempo considerable y no poco trabajo organizar mis ideas de acuerdo a cada caso.
Así el “Plan de nalgadas Spencer” se volvió algo definitivo en lugar de un término vago. Me vi comenzando un sistema de disciplina cooperativo que atrapó a toda la nación del modo más entusiasta.Por supuesto, y naturalmente, mis esfuerzos fueron malentendidos por mucha gente. Me encontré en contacto con no pocos maniáticos e idiotas. Pero en el conjunto mis ideas tuvieron una espléndida recepción y tengo muchas razones para creer que mis esfuerzos han producido mucho bien.
Nunca he proclamado que el sistema de Spencer fuera una panacea infalible para todos los problemas de la humanidad ni soy de la opinión de que puede o debería ser adoptado por todos.
Creo, sin embargo, que la idea implementada apropiadamente funciona, y que la mayoría PUEDE obtener beneficios reales de ella si adopta la actitud correcta y vive cuidadosamente de acuerdo a las reglas y regulaciones.No prescribo el Plan Spencer como un remedio que se debe tomar. Sólo los médicos pueden prescribir y yo no soy médico. La ley, no obstante, permite que cualquiera pueda vender sus CREENCIAS y OPINIONES.
Los principios del castigo corporal moderno, como se definen en el Spencer Plan, me han ayudado –y a mucha otra gente– y es mi CREENCIA y mi OPINION segura que si siguen la idea cuidadosamente también los ayudarán a ustedes.Deseándoles éxito.
Sinceramente,Dorothy Spencer
Nalgadas modernas
¿Qué son las nalgadas o los azotes modernos?
Es un producto de hoy, un acto de disciplina dado bajo condiciones cuidadosamente definidas y controladas. La brutalidad es totalmente ajena a la idea. La venganza, la opresión, la fuerza y la violencia quedan fuera del plan en todo sentido.
La idea de las nalgadas modernas es administrar un castigo cuando es necesario, luego seguir adelante y olvidar el incidente.
De este modo, cada desacuerdo es cerrado efectivamente antes de que tenga tiempo de transformarse en verdadera discordia volviéndose odio, indiferencia o incluso una gran crisis que puede no solucionarse. La pareja que tenga demasiadas diferencias que sean irreconciliables deberá solucionar su antagonismo en las cortes de divorcio.Además, cuando se administran las nalgadas y los azotes modernos, se tiende a mejorar las disposiciones, incrementar la felicidad doméstica, crear espíritus no egoístas mucho más deseables y eliminar muchas otras incomodidades.
La operatoria del plan propone una búsqueda generosa de altos ideales. El deseo de sumisión, lealtad y obediencia para un beneficioso sistema cooperativo de disciplina.
Las parejas que han logrado mayor éxitto con las doctrinas de castigo corporal moderno insisten en la necesidad de utilizar un Sistema definido. No actúan por ensayo o error.Lo que se debe hacer es: establecer las causas que producirán la disciplina.Consensuar todos los aspectos del tema. No decidir las cosas de acuerdo al capricho del momento. Hacerle saber a la esposa por qué va a ser nalgueada entonces ella podrá observar sus pasos y tratar de evitar la disciplina si puede. De esa manera será justo.
Lo mismo debe hacer ella por usted. No querrá que ella lo azote por ninguna causa pasada, como si fuera un niño. Usted querrá saber antes qué acciones producirán la disciplina. Entonces podrá regular su conducta de acuerdo con esto. Es el único modo razonable.
Las mujeres modernas están aceptando las doctrinas de las nalgadas modernas. Ellas aprueban la idea porque propone una solución definitiva para muchas situaciones que antes las dejaban perplejas. Saben de antemano qué esperar. Si cometen una falta saben que van a ser disciplinadas por eso. El asunto será reajustado rápida y beneficionsamente, serán nalgueadas y luego perdonadas. El incidente no se trasformará en una pelea peligrosa. No se dirán palabras amargas. La seguridad del hogar –el futuro del matrimonio– no será puesta en peligro.Una nalgada moderna no es algo terrible de aguantar. Duele un poco, por supuesto. Tiene que doler para ser efectiva. Pero no hay peligro. El dolor temporal es beneficioso –enseña la lección– y cuando termina: EL CONFLICTO TERMINA.
¡Pocas mujeres después de acostumbrarse a ser nalgueadas –del modo moderno– desecharían la idea ni volverían al viejo sistema de peleas por nada del mundo!Esto ha sido probado una y otra vez.
Aquí tenemos la caracterísitca más original pero más valiosa de la disciplina moderna.Las mujeres son nalgueadas y los hombres son azotados. El marido nalguea a su esposa, y la esposa azota a su marido. Es cooperativo, no unilateral.Es el sistema de disciplina más justo jamás concebido y es conducido bajo las más claras REGLAS y REGULACIONES que salvaguardan la práctica desde todos los ángulos.
Estas Reglas y Regulaciones DEBEN SER OBSERVADAS AL PIE DE LA LETRA, ya que salvaguardan la totalidad del plan.
Aquí se las presento sin más:
1- Las mujeres deben ser nalgueadas, nunca azotadas. Cualquier diccionario explica la diferencia. El mio lo hace de la siguiente manera: “azotar: golpear con un látigo, cinturón o correa. – nalguear: dar palmadas fuertes en las nalgas.” Bajo las Reglas Spencer una muchacha o una mujer puede ser nalgueada con la palma de la mano abierta. Ningún otro instrumento puede ser utilizado, ni siquiera una regla o una correa liviana.
2- Debe tenerse cuidado de no lastimar la piel o dañar el cuerpo de ninguna manera. El castigo, sin embargo, debe ser lo suficientemente extenso como para ser efectivo y enseñar la lección.
3- El castigo nunca debe ser administrado con ira. Espere hasta que ambas partes estén calmadas para que pueda ser realizado correctamente.
4- Cuando el castigo termina el incidente debe quedar cerrado. Cualquier reclamo hacia el compañero castigado después de las nalgadas o los azotes es una violación directa de todo el método de corrección.
5- Las nalgadas o los azotes nunca deben ser dados por un tercero bajo ninguna circunstancia, ni nadie es informado sobre el tipo de disciplina empleado sin el LIBRE CONSENTIMIENTO y el permiso VOLUNTARIO de ambas partes.
6- Los castigos pedidos DEBEN ser dados. Aquí tenemos una de las características más importantes del Plan Spencer. No es suficiente aceptar la disciplina sin queja o discusión cuando la otra parte decide que debemos. Debemos además SOLICITARLA cuando sabemos que la merecemos!
7- Los hombres deben ser azotados. Una correa de cuero, una paleta de madera o una regla pueden ser empleados para administrar el castigo. Las esposas deben ser extremadamente cuidadosas, sin embargo, para no cortar la piel, lastimar o dañar al esposo en ningún modo.
8- No más que dos castigos pueden ser administrados en un mismo día. Es muy poco necesaria esta precaución, pero cubre muy raras e inesperadas circunstancias. En los realmente raros instantes que la esposa realmente merece más de dos castigos en un día el mismo deberá ser pospuesto para el día siguiente o cuando el esposo considere oportuno. Lo mismo ocurrirá si es el esposo el que necesita tan extrema disciplina.
9- El castigo debe infligirse sobre la piel desnuda. De ninguna otra manera se puede chequear cuidadosamente el progreso de las nalgadas o la azotaina. Recuerden, la idea del castigo corporal moderno que la piel efectivamente arda sin cortar o dañarla de ningún modo. Para lograr el objetivo de manera inteligente, sin embargo, DEBE hacerse un control constante de la piel. Las nalgadas o azotainas administradas sobre la ropa, incluso ropa fina, es “castigo ciego”. Puede ser demasiado severo, o no lo suficiente.10- Las doctrinas Spencer proponen la ACEPTACIÓN INMEDIATA de la disciplina. No debe haber discusión, ni protestas, ni ruegos para tratar de evitarla, ni resentimientos acerca de la misma.
Cuando un hombre comienza a nalguear a su esposa –bajo el Plan Spencer– es apto para hacerlo desde el primer momento.Lo mismo pasa con las mujeres cuando empiezan la práctica de azotar a su esposos. La verdadera novedad del asunto –la nueva sensación de poder– a menudo hace que se entusiasmen demasiado en el uso de sus derechos.
Esto debe evitarse cuidadosamente.
Ninguna mujer quiere ser nalgueada más seguido de lo necesario para su propio bien y ningún hombre quiere ser azotado indiscriminadamente. La utilización demasiado frecuente de estas nuevas doctrinas destruye su efectividad.Recuerden esto bien.
Por otro lado –después que una lista de causas fueron establecidas– no sea flojo en administrar la disciplina. ¿Entiende a lo que me refiero?Primero que nada reúnanse a hablar sobre las cosas A FONDO. Llegue a un entendimiento. SEPA lo que está haciendo. Llegue a un acuerdo. No deje nada librado al azar o al capricho del momento.
Suponga por ejemplo que el marido es un conductor peligroso. Le gusta la velocidad y conduce el auto de la familia demasiado rápido. Su esposa reconoce el peligro y una de sus causas es “conducir rápido”. Ella informa que va a escribir en la lista que él no puede exceder los 64km por hora y si lo hace lo va a azotar por eso!Muchas mujeres están haciéndolo desde que varias campañas de seguridad han comenzado y pienso que es algo poderoso, bueno y sensible.
Muy bien, ella le ha dado su ultimatum. Si él conduce por encima de los 64km por hora lo azotará. Y deberá hacerlo cada vez.A esto me refiero cuando digo no ser flojo. Cuando se ha violado una regla –cuando cualquiera de las partes NECESITA la disciplina– vea que la reciba. ¡No sea clemente o flojo por su bien! Es la única manera que puede realmente ayudarlo.
Cada uno debe hacer su propia lista escrita de faltas que desearían fueran erradicadas en el otro.Hablen de ello con sensibilidad. Luego firmen acuerdos escritos como los que les propongo más adelante en este curso y respétenlos al pie de la letra. Se requiere verdadero espíritu deportiva, real, honesta cooperación y cada hombre o mujer debería estar orgulloso de tener un compañero con un corazón y un alma lo suficientemente grandes como para demostrarlo.
Una pregunta que mucha gente hace cuando comienzan con la disciplina moderna es: “¿Cuánto tiempo deben durar las nalgadas? ¿Cuántas palmadas deben darse?”
No puede haber una respuesta definida para esa pregunta. No recomiendo un número indicado de palmadas. La idea siempre es continuar con las nalgadas hasta que creas que han sido eficaces, sin recurrir a una dureza o severidad innecesaria.
Se ha descubierto que una nalgada aparentemente suave, aplicada a las nalgas, puede lograr un ardor significativo sin producir ningún daño or dejar evidencias de tratamiento áspero o desagradable. El objetivo es que se produzca cierto ardor y la piel quede caliente y suave de modo que el movimiento repetidamente descendente de la mano sea lo suficientemente severo como para que el que lo recibe sepa que está siendo realmente disciplinado.Azotando las nalgas un rato largo, primero en un sector y luego en otro, la mujer experimenta suficiente ardor e incomodidad como para aprender realmente una lección a partir de la experiencia. Su piel no ha sido dañada, sólo se vuelve rosada y lo suficientemente dolorida como para que desee que se termine. Muchas mujeres lloran muy fácilmente si las nalgadas son prolongadas por unos cuantos minutos –incluso de esta manera cuidadosa y suave– unas cuantas lágrimas son beneficiosas antes que la disciplina termine.
Aquí está el programa que sigue la mayoría de las parejas:
Cuando debe darse un castigo, se ordena a la esposa ir a su habitación y prepararse. Esto significa que ella debe desvestirse y esperar en la habitación hasta que el marido vaya a disciplinarla.
Cuando su marido entra en la habitación no debe tardarse en llevarse a cabo la disciplina. Ella no debe discutir acerca del tema –rogar que la deje ir– o mostrar ningún signo de resentimiento. Debe obedecer sin decir una palabra. Es mejor no decir una palabra durante este período.
La esposa debe colocarse silenciosamente sobre el regazo de su marido, luego que él se sentará en el borde de la cama. Sosteniéndola en el lugar, en la posición histórica para las nalgadas, comenzará a nalguearla. Su deber es hacer el trabajo bien llegando hasta el mayor dolor posible.La nalgada terminó –y aún sin hablar– el marido debe hacer que su esposa se incorpore y luego abandonar la habitación en silencio.
Es el deber de la esposa –después de vestirse y secar sus lágrimas (si las nalgadas han producido alguna) ir hacia su marido y entonces agradecerle por administrar la disciplina, y besarlo.
Si esto parece difícil de hacer entonces han perdido el verdadero espíritu del Plan y DEBERAN HACERLO para recuperarlo!Las relaciones amistosas deben ser reestablecidas de inmediato.
No hay duda al respecto. Ya que las mujeres saben que las Nalgadas Spencer son Seguras pero al mismo tiempo siguen siendo nalgadas. Y duelen lo suficiente como para enseñar una buena lección.¡Hace que la señora piense dos veces antes de repetir la ofensa por la que es castigada! Es una experiencia que produce una impresión que se recuerda beneficiosamente.
A las mujeres les interesa porque les ofrece un AJUSTE RAPIDO de las dificultades, sin retos o discursos cansadores. Pocas mujeres después de acostumbrarse a las nalgadas descartarían la idea por nada del mundo y te dirán que la disciplina es efectiva y algo que ciertamente evitarían si pudieran!Por eso es efectiva.
Si el marido va a ser azotado recibe la orden de ir a su habitación y prepararse para el castigoDebe obedecer sin una palabra de queja o discusión.
Deberá desvestirse y luego estirarse a lo largo de la cama, boca abajo. Tendrá que esperar en esta posición hasta que la esposa entre en la habitación, ya sea que entre inmediatamente o lo deje esperando varios minutos, como hacen algunas mujeres.
Apenas ella entra en la habitación y sin hablar comenzará a azotarlo. Su trabajo es hacerlo eficientemente –efectivamente– pero humanamente. Ella debe observar todas las reglas cuidadosamente y al mismo tiempo hacer la sesión efectiva y verdaderamente beneficiosa.Algunas mujeres usan sólo una paleta de madera. Otras una correa. La gran mayoría usan ambos. La paleta primero –para calentar bien la piel– y luego una aplicación inteligente de la correa de cuero.Frecuentemente se utiliza un cinturón de hombre. Muchas esposas requieren que éste sea colocado listo para usar cuando el hombre asume la posición para ser azotado.Los azotes modernos hacen mejores a los hombres por varias razones.
Primero que nada está el beneficio que produce la humillación. Este es un acto de sumisión completa. Ya extenderse sobre la cama obedientemente y prepararse para el castigo lo hace mejor. Antes que la paleta es aplicada una sola vez, antes que el primer movimiento de la correa, la disciplina comienza a ser efectiva y beneficiosa por esta sola razón.Es un acto de entrega –y siendo un gesto voluntario de sumisión– produce más bien de lo que podrían hacer millones de palabras.
¡No piense por un momento que las mujeres modernas no están aprendiendo a que sus azotainas sean efectivas también!
Sólo porque están utilizando reglas de sentido común para salvaguardar la práctica de cualquier aspecto de brutalidad no piense ni por un momento que están administrando azotainas jugando o que no pueden hacer de la disciplina algo realmente de temer.
Si la idea le parece tonta –si siente que es una noción estúpida creer que cualquier mujer puede azotar a su hombre efectivamente– especialmente bajo reglas y regulaciones planteadas en este curso usted se llevará una sorpresa!Usted haga SU PARTE y puede depender de esto: ELLA APRENDERA A HACER LA SUYA.
Muchos hombres preguntan por mi Plan. Esto no debe sorprender. El hombre promedio está tan impaciente por lograr que su matrimonio sea exitoso como su mujer.
Envío mis más cálidas felicitaciones a todo hombre que tenga la mente lo suficientemente abierta como para probar los efectos del Sistema Spencer en su hogar. Creo que él está haciendo un gesto galante, que está exhibiendo verdadera caballerosidad hacia su compañera de matrimonio.
¿Por qué?¡Porque el Plan Spencer es lo más justo que se ha concebido para las mujeres! La hace absolutamente IGUAL a su marido, como todos los hombres de verdad quieren que su esposa sea!
Recuerde, cuando están firmando el contrato de nalgadas con su esposa dos cosas suceden. Usted gana el derecho de nalguearla y ella gana el de azotarlo. No es un asunto unilateral!
Las mujeres americanas son demasiado independientes como para aprobar un sistema que no les de igualdad. Y aquí, Sr Esposo, déjeme sugerirle algo:
Si usted acepta este plan y espera ponerlo en marcha, por qué no empezar aceptando una azotaina enseguida?
Nada puede probar mejor a su esposa que sus intenciones son las mejores, que usted hará todo lo que esté de su parte para seguir ese camino. Sugiero que tengan una charla íntima. Lean el plan juntos. Explíquele que ella no necesita más nalgadas que usted azotainas. Dígale que se arrepiente de pequeñas cosas que ha dicho o hecho desde que están casados y que desearía que ella lo discipline por eso aquí y ahora. Dígale que ella es la UNICA PERSONA EN EL MUNDO a la que daría semejante privilegio, lo cual por otro lado es verdad. Entonces pídale que firme el Contrato Spencer con usted. Haga una lista de sus faltas, ella hace una lista de las suyas. Pónganse de acuerdo y firmen.
Entonces pídale que le de una azotaina. Dígale que usted quiere ser el primero en recibir la nueva disciplina.
Ella puede argumentar que usted debería esperar hasta que una de las causas de la lista sea violada, etc. Sea firme, no obstante, y dígale que realmente se sentirá mejor si le da una azotaina enseguida.
Como sus contratos especifican que los castigos solicitados deben ser dados, ella está obligada a aceptar su petición. Y usted encontrará que esta cortesía de ceder el primer derecho a disciplinar será apreciada y ganará mucho más su aprobación y consentimiento acerca de todo el sistema.
La vida moderna ha desarrollado muchas innovaciones y en cierto grado ha revolucionado las opiniones y los hábitos.
Es imposible ignorar el progreso. Si nos aferramos a fórmulas del pasado y evitamos abrirnos a nuevos puntos de vistas que son el resultado natural de los cambios de la civilización el estancamiento moral sería inevitable. Nos transformaríamos en un pueblo estúpido y decadente.Uno de los dilemas que enfrentan las mujeres modernas es el CASTIGO CORPORAL. Una disciplina antigua con un estilo nuevo y moderno.Las nalgadas modernas poseen muchas mejoras sobre los latigazos de antaño como los aviones sobre el par de bueyes, o la radio sobre el viejo fonógrafo!Ser nalgueado hoy es tan aceptable para nuestro código social como ser felicitado! No es ninguna deshonra. Se está haciendo, tiene el sello de la aprobación moderna, lo que es correcto.Si su esposo, por lo tanto, desea adoptar las DOCTRINAS SPENCER felicítese. Significa que desde ahora es su igual absoluto y que todo el peligro de un matrimonio infeliz desaparecerá. Por favor! No tenga miedo a las nalgadas modernas.
Dolerán un poco, por supuesto. Tienen que doler o no harían ningún bien. Pero las reglas y regulaciones Spencer la protegen del más mínimo daño o peligro. Léalas y lo comprobará. Su marido no puede azotarla. Y lo único que puede hacer es nalguearla con la palma abierta de la mano.En cambio usted gana el derecho de azotarlo.Por supuesto usted también debe observar todas las reglas Spencer. La brutalidad no forma parte del plan de ninguna manera bajo ninguna circunstancia. Pero gana el derecho de disciplinarlo. Usted puede azotarlo, él puede nalguearla.Se soprenderá por cuánto bien usted ganará con las nalgadas Spencer del mismo modo que al ver cuánto bien le harán a su esposo sus azotainas. Pruebe el método por seis meses, vívalo fielmente y nunca deseará volver a los viejos tiempos. Estoy segura.
Creo que cada muchacha moderna debe firmar un contrato de nalgadas con sus padres, alguna hermana o pariente cercano.
Creo que verá que al avanzar este paso podrá mejorar su disposición cien veces, que esto le proveerá protección y sentido de la dirección que es mucho más difícil conseguir de otra manera.El dicho “la madre sabe más” es bastante cierto noventa y nueve veces cada cien. Es tan aplicable a la muchacha durante la adolescencia, los veinte y tantos o la infancia.La madre no es su mejor amiga pero sí su mejor consejera. Permanece como una amiga y consejera confiable en medio de todas las tentaciones y pruebas turbulentas de la vida.Una mujer joven debería estar orgullos de importarle a su madre y a su padre. No hay nada inteligente en la desobediencia. Conduce a problemas inevitables.
Unas nalgadas administradas apropiadamente es uno de los mejores métodos de mantener la disciplina sin efectos secundarios perturbadores.Ninguna mujer joven quiere ser sermoneada contínuamente. Ninguna muchacha quiere que sus padres la regañen. El hábito de quejarse y reprender crea espíritu de DISCORDIA y destruye el hermoso compañerismo que debe existir entre todas las partes involucradas.Las nalgadas enseñan a la muchacha una lección real y cuando terminan todo el problema queda terminado. La atmósfera no estará cargada de conflicto y emociones dañinas. Los pucheros se terminarán. La armonía se mantendrá.
El Plan Spencer ha sido probado cuidadosamente durante siete años y sé que ha producido éxitos maravillosos en muchos hogares.
La cuestión principal es asimilar la idea de AYUDAR y SER AYUDADO. Si usted hace esto y vive de acuerdo a las reglas y regulaciones cuidadosamente el éxito está casi asegurado.
¡Les deseo el más completo éxito y que se cumplan sus deseos!

1 comentario:

Estefy dijo...

hola Ana Karen!!

Tenia tiempo que habia leido el Plan de nalgadas Spencer, creo que fue antes de tener mi primera sesion,solo que hoy senti la necesidad de leerlo nuevamante y al buscarlo me di cuenta que en tu pagina lo tenias... tiene relativamene poco que comence a vivir y dsifrutar esto del spank, escasos ocho meses, pero algun dia me gustaria poner en marcha ese plan solo espero encontar a la persona adecuada.

Aprovecho para decirte que tu blog me encanta!! n_n

Saludos desde Mexico

P.D: añado tu la direccion de tu blog al mio